PLAN VÍAS NATURA

El Plan Vías Natura busca la recuperación de las cañadas que recorren toda la región.  Sus objetivos son preservar los valores naturales, asegurar el tradicional uso ganadero y agrícola, impulsar su uso turístico y realizar una educación ambiental en favor de estos caminos.

Asumiendo que el medio más idóneo para conservar este rico patrimonio es utilizarlo racionalmente, se plantea revitalizar su uso como soporte para distintos tipos de actividades compatibles y complementarias con el tránsito ganadero, de tal forma que las vías pecuarias no se conviertan en reliquias del pasado sino en espacios activos y multifuncionales.

Se trata de conservar el tradicional uso de las vías pecuarias, al tiempo que se impulsan actividades ligadas al ocio y al turismo ciudadano, pero siempre dentro del respeto y el cuidado de los recursos naturales. Queremos, en definitiva, lograr una interconexión que siempre se ha buscado.

Aparte de la recuperación de tan inexcusable patrimonio, estos caminos se transformarán en auténticos corredores verdes que intercomunicarán entre sí los principales espacios naturales protegidos madrileños, otorgándoles una mayor cohesión. Algo que hasta el momento sólo consiguen de forma parcial esos otros corredores naturales que son los cauces fluviales.

Integrados por mandato de la UE en la denominada Red Natura -el conjunto de lugares naturales más valiosos y representativos del Continente- entre tales parajes se incluyen las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS) y los Lugares de Interés Comunitarios (LIC's).

La primera fase del plan se concentra en las cuatro grandes cañadas que cruzan la región: las Cañadas Reales Leonesa Oriental, Segoviana, Galiana y Soriana Oriental, que cosen de norte a sur el suelo madrileño, desde las alturas serranas a las planicies manchegas. Las labores van encaminadas a preservar la cobertura vegetal autóctona de cada lugar y a la señalización, al tiempo que se imparten campañas de sensibilización sobre el valor de las veredas. Además se recuperan aquellas partes que las distintas obras públicas han borrado del mapa.