Las implicaciones ecológicas principales de las vías pecuarias en general, y la trashumancia en particular, han sido:

  • La trashumancia impidió que muchos terrenos fueran roturados, evitando con ello la erosión de suelos.
  • Permite aprovechar de forma óptima recursos naturales complementarios con un mínimo gasto energético.
  • El pastoreo evita el desarrollo excesivo del matorral.
  • Los pastizales son eficaces cortafuegos, y contribuyen a la gran riqueza biológica de nuestros ecosistemas (presencia liebres, conejos, etc., de los que se alimentan a su vez especies tan amenazadas como el lince ibérico o el águila imperial).
  • Son corredores naturales que contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad.

La interconexión de la Red Natura 2000 mediante estos caminos históricos permite:

  • Garantizar la continuidad de la red de espacios naturales a través de la elección de las Vías Pecuarias y la ejecución de actuaciones que permite dar solución a las discontinuidades causadas por infraestructuras viarias, hidráulicas y otras obras públicas y por invasiones ilegales.
  • Integrar la red en la planificación del territorio, al quedar definidas las Vías Pecuarias en los marcos normativos sectoriales y en la legislación del suelo como suelo no urbanizable protegido.
  • Fomentar el desarrollo sostenible, al constituir escenarios idóneos para el desarrollo de actividades económicas - turismo y recreo - sobre las que existe una demanda cada vez mayor y que son compatibles con el tránsito ganadero, uso prioritario de las Vías Pecuarias. Así quedan integradas las actividades tradicionales agropecuarias con el turismo y la conservación de la naturaleza.

AMPLIAR INFORMACIÓN