Patones, Sierra Norte

Dificultad MediaSenderismo

Imprimir

Ficha técnica

TIPO DE ITINERARIO Lineal
SEÑALIZACIÓN Parcialmente señalizada
DIFICULTAD
Media
DISTANCIA APROXIMADA
5,5 Km. (Ida)
DURACIÓN APROXIMADA
2 h.
DESNIVEL
70 m
ÉPOCA ACONSEJADA
Evitar el verano y los días calurosos.

 

Perfil 23

Acceso al punto de inicio: Por la A-1 hasta la salida 50, donde se toma la N-320 en dirección a Torrelaguna. En esta población, coger la M-102 para llegar a Patones. A la Plaza de la Constitución se llega siguiendo las indicaciones al Ayuntamiento.

Esta ruta de contrastes paisajísticos y ornitológicos le llevará de la localidad de Patones de Abajo a la presa del Pontón de la Oliva por distintas vías pecuarias desde las que podrá observar imponentes infraestructuras hidráulicas cargadas de historia.

El primer tramo del recorrido, una vez se ha abandonado el casco urbano, se realiza sobre las coladas del Arroyo de Patones y de San Idelfonso y por las vegas de gran fertilidad que se dan en torno al río Jarama y que han favorecido el desarrollo de gran cantidad de viñedos, olivares y cultivos hortícolas y de cereales. Es un camino que discurre en dirección norte y en paralelo a una hilera de chopos (Populus nigra) –árbol de hoja caduca con forma triangular y bordes serrados– que proporcionan una agradable sombra y que son la especie predominante de la exuberante vegetación de ribera que crece en la zona, aunque también hay alisos (Alnus glutinosa), tarayes (Tamarix gallica), sauces (Salix) y fresnos comunes (Fraxinus angustifolia). Todos ellos guardan una gran riqueza ornitológica. Además, esta parte del itinerario se hace a orillas del Canal de Cabarrús, construido en la segunda mitad del siglo XVIII para dar riego a la vega de Uceda. Hasta el momento en que dejó de funcionar, a finales del siglo XIX, fue una importantísima infraestructura hidrográfica de más de 12 km de longitud.

Así se alcanza la M-102, por la hay que seguir hacia la derecha, extremando las precauciones, a lo largo de unos... km. Entonces el paisaje cambia por completo y el recorrido comienza a hacerse bajo crestones calizos y la imponente silueta del Canal de la Parra –construido en parte sobre la Cañada de las Calerizas, principal vía pecuaria del término municipal de Patones–, que se alzan a mano izquierda de la carretera.

Finalmente se llega a un cruce de caminos en el que hay que girar a la derecha para seguir por una vía pecuaria que lleva a la coronación de la presa del Pontón de la Oliva. Levantada entre 1851 y 1857 por orden de la reina Isabel II, en su construcción intervinieron más de un millar de presidiarios. De hecho, en sus sillares aún quedan algunas de las argollas en las que se les encadenaba mientras trabajaban. Esta presa fue la primera en suministrar agua a la ciudad de Madrid, que hasta entonces subsistía gracias a canalizaciones subterráneas de origen árabe. Además, en el final de la ruta, los crestones calizos se vuelven más espectaculares todavía. Estas impresionantes paredes verticales de roca son sobrevoladas por rapaces como el halcón común o peregrino (Falco peregrinus) y el buitre negro (Aegypius monachus) y son también un lugar privilegiado para la práctica de la escalada.

{module QRMaker|none}