Torrejón de Velasco, Comarca Sur

Dificultad BajaSenderismoFormato Circular

Imprimir

Ficha técnica

TIPO DE ITINERARIO Circular
SEÑALIZACIÓN Bien señalizada
DIFICULTAD
Media
DISTANCIA APROXIMADA
10,8 km (ida)
DURACIÓN APROXIMADA
3 h y 30 min
DESNIVEL
40 m
ÉPOCA ACONSEJADA
Primavera e Invierno

 

Perfil 23

Acceso al punto de inicio: Por la A-42 en dirección a Toledo hasta la salida 27. Después hay que seguir las indicaciones hacia Ctra. de Torrejón de Velasco/M-404. Al pueblo se entra por la avenida de la Constitución, que desemboca en la calle Real, frente a la que se alza el castillo.

Pocos recorridos ofrecen, desde justamente su punto de partida, atractivos ornitológicos tan destacados como éste. El deteriorado Castillo de Torrejón de Velasco se alzó, como todos los castillos de la época, a las afueras del núcleo de población que era cabeza del señorío de su propietario, si bien en la actualidad, debido al crecimiento de la localidad, se encuentra en pleno pueblo. De dimensiones no muy grandes, su estado de conservación es algo ruinoso, aunque todavía es posible distinguir los muros de mampostería, la planta rectangular, el patio central y las nueve torres semicilíndricas entre las que destaca la del homenaje, que dio nombre al municipio.

La importancia actual del castillo reside en el hecho de albergar la mayor colonia de cernícalo primilla (Falco naumanni) de toda la región. En él se crían, según datos de los años 2007 y 2008, 50 parejas de este halcón de pequeño tamaño, característica silueta e incluido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres en la categoría de “en peligro de extinción”. El número de ejemplares experimentó un notable aumento desde que, en 2003, se colocaran vasijas nido especialmente adaptadas a la reproducción de la especie.

Tras intentar ver algún ejemplar de cernícalo primilla –con un poco de paciencia, resulta fácil distinguirlos entre las numerosísimas palomas–, llega el momento de salir del pueblo. Para ello hay que tomar la calle del Generalísimo, cruzar la Plaza de España, continuar por la calle del Capitan Talavera y, finalmente, adentrarse en una vía pecuaria, la Vereda de Valdemoro, que, perfectamente señalizada, surge a mano derecha, junto a una pequeña área industrial. Así se inicia este itinerario que discurre por terreno llano y que le llevará hasta la cuenca del arroyo Guatén y la Cañada Real Galiana, por la que trascurren 2,750 km.

Bajando una suave pendiente se alcanza el arroyo Guatén, que habrá que atravesar en dos ocasiones en el recorrido. Tras cruzarlo, hay que salvar unas vías de tren por un paso elevado desde el que se observan, de frente, extensos cultivos de olivos (Olea europaea), muy frecuentes en la zona. Así se llega a la Cañada Real Galiana –que nace en el sur de La Rioja y, tras pasar por las provincias de Soria, Guadalajara, Madrid y Toledo, llega a Ciudad Real–. La cañada, mantiene, en mayor o menor medida, su valor como espacio natural y se utiliza de manera muy frecuente para la práctica de cicloturismo y otras actividades similares. El tramo esta, entre campos de cultivo, finaliza cuando se llega frente a la R-4. Allí, se realiza un cambio brusco de dirección hacia la izquierda que, nuevamente por la Vereda de Valdemoro, lleva de vuelta al núcleo urbano de Torrejón de Velasco, al que se entra por la calle del Capitán Talavera.

{module QRMaker|none}