Pinilla de Buitrago-Gargantilla de Lozoya, Sierra Norte

Dificultad BajaAptas para NiñosSenderismoFormato Circular

Imprimir

Ficha técnica

TIPO DE ITINERARIO Circular
SEÑALIZACIÓN Bien señalizada
DIFICULTAD
Media
DISTANCIA APROXIMADA
8,5 km (ida)
DURACIÓN APROXIMADA
3 h
DESNIVEL
140 m
ÉPOCA ACONSEJADA
Época seca

 

Perfil 23

Acceso al punto de inicio: Por la A-1 hasta la salida 69, donde se toma la M-604 en dirección a Rascafría/Lozoya. Tras pasar El Cuadrón, coger el desvío para incorporarse a la M-634, que atraviesa Gargantilla del Lozoya y llega a Pinilla de Buitrago. Ya en el pueblo, continuar por la calle de Buitrago, que desemboca en la Plaza de la Iglesia.

Desde la Plaza de la Iglesia de Pinilla de Buitrago, donde se levanta la parroquia local, puede llegarse al Embalse de Riosequillo y a Gargantilla del Lozoya siguiendo caminos mesteños y dos coladas –tipo de vía pecuaria que se caracteriza por tener una anchura menor a 20 m– mientras se oye el canto del ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Esta ruta atraviesa amplias dehesas boyales. Son pastos para alimentar al ganado situados en las proximidades de los pueblos, con gran diversidad de especies herbáceas, rodeados de árboles –principalmente fresnos comunes (fraxinus excelsior)– y cercados por muros de piedra.

Se sale del pueblo y se alcanza un puente sobre el arroyo de Pinilla que no hay que cruzar. El recorrido continúa por el camino de la derecha, la Colada de los Vallejuelos. Según se avanza, comienza a divisarse a lo lejos el Embalse de Riosequillo que, desde 1958, regula las aguas del curso medio del río Lozoya. Tiene una capacidad máxima de 50 hm3 y su presa –de gravedad con fábrica de cemento, hormigón y remates de sillería– cuenta con más de un km de longitud y 56 m de altura. En su margen derecha, está el Área Recreativa de Riosequillo –abierta los meses de julio y agosto–, que tiene una de las piscinas naturales más grandes de la región, amplias superficies ajardinadas y arboladas, caminos peatonales, zonas de juego para niños, áreas deportivas y un bar.

Se deja el embalse atrás y se continua por la Colada del Arroyo de la Vega del Río Lozoya que, entre un muros de piedra y fresnos, llega a una zona abierta en la que está el cementerio de Gargantilla del Lozoya –donde, según cuentan, se celebró la ceremonia de proclamación de Juana de Castilla como princesa heredera y su desposorio con el Duque de Guyena– y la antigua Ermita de Santiago que, en lo más alto de su espadaña alberga un nido de cigüeña blanca (Ciconia ciconia), ave asociada a los campanarios de las iglesias de los pueblos de todo el país e inconfundible gracias a su gran tamaño, sus patas y pico larguísimos, estilizados y de un intenso color rojo y su plumaje blanco, exceptuando en parte de sus largas y anchas alas.

Desde allí, hay que seguir hacia la derecha, por el Camino del Cementerio, hasta llegar al casco urbano de Gargantilla del Lozoya, donde se coge la carretera que conduce a Navarredonda para, escasos metros después, abandonar la vía asfaltada y tomar el camino de tierra que sale a mano derecha. 2,200 km después, se alcanza la M-634, que llega a Pinilla de Buitrago.

{module QRMaker|none}